Los efectos de la amabilidad


Para ser amable es preciso salir de sí mismo, aunque este esfuerzo suponga un pequeño sacrificio. Pero si pones atención a las necesidades de los demás, notarás que todo a tu alrededor cambia.

Poner en práctica la amabilidad no requiere nada extraordinario, porque no se trata tanto de lo que haces, sino de cómo lo haces: una sonrisa, una mirada, una pausa tu camino para hacer un comentario agradable… Gestos sencillos que lo transforman todo.

5 consejos para practicar la amabilidad:

1- Adelántate

Reconoce las necesidades de los demás para responder a ellas antes de que te lo pidan.

2- Acompaña

Usa palabras amables y un tono adecuado para manifestar tu compresión hacia el otro.

3- Encuentra

Descubre cada día una razón para ser amable. Si lo conviertes en un hábito, te costará menos.

4- Contagia

Esfuérzate en ser amable y quien no lo es aprenderá de ti a serlo. Las acciones amables no acaban en ellas mismas.

5- Recuerda

Además de ser caritativo, misericordioso y sacrificado, no te olvides de ser amable y de tratar a los demás con respeto.

Fuente: El poder oculto de la amabilidad, Lawrence G. Lovasik. (Rialp, 2019).


Las soft-skills del católico

Actualidad Amigos Amor App Ayuda Biografías católicos Claves consejos Coronavirus Cuaresma Curiosidades Dios Eucaristía Familia Fe Gratitud Humildad iglesia Iglesia católica indulgencia Jovenes Jóvenes Jóvenes católicos Libros lo mas visto Navidad Noviazgo Ocio Películas Perdón Podcasts Profesión Recomendaciones Santos Series Solidaridad Tecnología Testimonio Tips trabajo Vida Virgen Virtudes Voluntariado

{ LO MÁS VISTO }

[wdi_feed id="1"]
Scroll al inicio